La importancia del termostato

Seguro que a la hora de calentar tu hogar te piensas que lo único importante es tener la caldera y los radiadores. Estos elementos son los principales de la instalación de calefacción de tu hogar, pero hay otro que hace que trabajen de forma óptima: el termostato.

El termostato ayuda a la caldera a no hacer arranques o apagones muy fuertes que aumentan el gasto de gas. Éste lo que hace es medir la temperatura del hogar y da orden a la caldera para que aumente o reduzca de forma paulatina la misma, lo que ayuda a que la caldera funcione de forma eficiente y ayude a bajar la factura del gas.

Para poder entenderlo es como los coches, si arrancas y frenas todo el rato, gastarás más que si tu velocidad es constante y sin cambios bruscos. Por lo que no tener una buena regulación de la temperatura de la caldera puede llevarte a aumentar el gasto de la factura de forma considerable.

Por cada grado de más que pongas en tu hogar, aumenta el gasto entre un 6% y un 8%.

Elige el lugar idóneo para tu termostato

Hay que seleccionar el lugar perfecto en la casa para instalar el termostato:

  1. Una habitación de la casa con actividad. Normalmente se elige el salón.
  2. Situarlo lejos de ventanas, lugares con ventilación, donde puedan recibir calor… debe estar en un lugar neutro para que tome realmente la temperatura del hogar y o se vea trastocada por agentes externos.
  3. Si eliges un termostato con radiofrecuencia (que no tiene instalación fija, sino que puedes mover por tu hogar a la habitación que desees), la temperatura se adaptará a la habitación donde hayas llevado el aparato.

Al instalar el termostato correctamente, se regulará la temperatura de forma eficiente: sin que haya mucho calor ni mucho frío. Pero si se instala en un lugar con corriente la temperatura subirá sin necesidad. Lo mismo si se pone en una ventana muy soleada, que hará que no suba la temperatura lo suficiente y hará frío.

Elige tu termostato

Cada hogar es un mundo y cada uno debe elegir el modelo de termostato que mejor se adapte a su estilo de vida.

  • Termostato de rueda o digital sencillo. Son termostatos que no se programan, sino que eres tú el que lo enciende y apaga cuando quiere que funcione. Son termostatos muy sencillos de usar y perfecto para hogares en los que hay facilidad para que haya alguien y pueda adaptar la temperatura a la necesidad del momento.
  • Termostato programable fijo. Son termostatos que se instalan en la pared (normalmente en zonas de mayor uso como el salón) y se puede programar en qué momento del día queremos que funcione, cuando no y a qué temperatura. Son muy cómodos ya que los programas una vez y van adaptando la temperatura a lo largo del día y de la noche según hayas programado.
  • Termostato con radiofrecuencia programable. Son termostatos como los anteriores pero que no se instalan fijos en la pared, sino que los puedes mover por el domicilio y dejar en la habitación que quieras. El aparato medirá la temperatura de la habitación en la que esté y adaptará la calefacción.
  • Termostato con wifi. Puede ser fijo o con radiofrecuencia. Con una aplicación móvil puedes programarlo desde cualquier lugar el mundo. Encenderlo, apagarlo, adaptar temperatura, programarlo… ¡Todo desde el móvil de una forma sencilla!

Termostatos Honeywell

Trabajamos con la mejor marca de termostatos del mercado. Especializados en todo lo que tenga que ver con el confort en el hogar, estos termostatos trabajan con todas las marcas de calderas existentes en el mercado.

Dónde comprar

In:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights