¿Qué es mejor para el suelo radiante: parquet o porcelánico?

Si quieres instalar suelo radiante en tu vivienda o negocio y todavía no sabes qué tipo de material elegir para tu nueva instalación, ¡Hoy te ayudamos a elegir!

¿Qué es el suelo radiante?

La calefacción o enfriamiento por suelo radiante consiste en una tubería que se instala debajo del suelo y que emite calor o frío. Esto se consigue calentando o enfriando el agua que corre por esos tubos.

Es un sistema muy cómodo ya que no tienes que instalar emisores de frío o calor en la casa y el suelo está calentito en invierno y fresco en verano. Pero tienes que tener en cuenta que no puede instalarse con cualquier tipo de suelo.

este tipo de suelo se puede instalar tanto con caldera normal de gas como con aerotermia. Con esta última, el ahorro es considerable frente a la caldera de gas. Te lo contamos si quieres aquí.

Tipos de suelo

Parquet, madera natural o suelos laminadosPorcelánico, cerámico, gres, baldosaTarima flotante, vinilo, moqueta
Sí, puedes instalar este tipo de material con tu suelo radiante y notar la madera caliente o fría bajo tus pies. Lo único que la instalación del suelo radiante con este tipo de suelo es algo más compleja: se requerirá una manta térmica más gruesa y una instalación adaptada a la madera.

¡Nada que no pueda solucionar tu instalador de confianza! Sólo hay que tener en cuenta que la madera se contrae con el frío y se expande con el calor. Esto puede provocar que en un futuro pueda aparecer grietas, a si que hay que hacer un mantenimiento especial de la madera.

Lo único que sucede con este tipo de materiales es que la temperatura del suelo radiante no puede superar los 27ºC, ya que afectaría a la madera.
Los materiales perfectos para el suelo radiante. Sus propiedades térmicas hace que el calor y el frío se noten mucho mejor. Esto es porque desde las tuberías se transfiere de forma muy rápida el calor y el frío que emiten.

Además, las baldosas no se expanden ni se contraen con el calor y el frío como si pasa con el suelo de madera. Y el mantenimiento y limpieza son mucho más sencillos.

Lo bueno de este tipo de suelos es que la temperatura del suelo radiante puede llegar hasta los 29ºC, por lo que el confort del hogar mejorará sin aumentar el gasto en la factura eléctrica.
Este tipo de suelo no puede usarse con suelo radiante-refrescante. No tienen la capacidad térmica para soportar este tipo de instalación y perderían mucho calor y frío por lo que no sería eficiente.
Lo mismo sucede con la moqueta, que puede llegar incluso a bloquear la salida del frío y calor de los tubos.

Solicita tu presupuesto sin compromiso.

Realizamos estudio de tu hogar o negocio

para que la instalación sea eficiente y eficaz.

In:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights